Encierro de padres, alumnos y profesores de la Escuela Municipal de Música de Leganés

Los padres, alumnos y profesores de la Escuela Municipal de Música de Leganés comunican, con fecha 13 de noviembre 2010, que están encerrados en la Casa del Reloj, de Leganés, para defender la continuidad del actual claustro y evitar que se consuma la adjudicación actualmente en trámite a una empresa privada.

El pasado 10 de noviembre, la Asociación Musico-Cultural Pablo Casals y los padres, madres, alumnos y alumnas de la Escuela de Música Pablo Casals de Leganés, convocaron una manifestación en la Plaza Mayor de Leganés e hicieron pública la siguiente información:

Con fecha 1 de enero de 2011, los 16 profesores de la Asociación Pablo Casals (un 70 % del profesorado), dejarán de prestar el servicio docente en la Escuela de Música de Leganés, que se venía desempeñando desde el año 1995 a través de la firma de un convenio con el Ayuntamiento, debido a la contratación, actualmente en trámite, de una nueva empresa privada.

Este proceso, a mitad de curso, que va a afectar al 100% de los alumnos, y que en muchos casos supone la sustitución para los alumnos de todos sus profesores, nos preocupa a los padres dadas las peculiaridades de la enseñanza musical, en la que debe existir una compenetración entre profesor-alumno. Dudamos que a finales de junio se puedan alcanzar los objetivos del curso, significando para muchos de nuestro hijos la pérdida del mismo.

Por otro lado, consideramos que existen otras vías legales para solucionar la permanencia de la Asociación en la Escuela de Música. La Asociación ya se la ha hecho llegar al Concejal de Cultura, sin una respuesta hasta este momento.

Los padres, hemos solicitado al Alcalde con fecha 28 de octubre una reunión con una comisión de padres y alumnos para hacerle llegar nuestras propuestas, pero la única respuesta por su parte, ha sido convocar una Asamblea, que de ninguna forma, puede sustituir a un equipo de trabajo.

Hasta este momento, hemos entregado 1.500 firmas de la ciudadanía de Leganés al Sr. Alcalde, que también requieren de nuestros políticos una solución, y en la actualidad, seguimos recogiendo más firmas, que en breve les haremos llegar.

Y mientras, el proceso de contratación sigue en marcha, con lo que nos vamos a encontrar dentro de unos días, con la adjudicación a una empresa privada de un servicio que debe ser público.

Sus reivindicaciones fueron éstas:

POR LA PARALIZACIÓN DEL PLIEGO DE CONDICIONES
POR LA MUNICIPALIZACIÓN DE LA ESCUELA DE MÚSICA
POR LA ENSEÑANZA PÚBLICA DE CALIDAD
POR EL MANTENIMIENTO DE NUESTRA ESCUELA
POR LA CONTINUIDAD DEL CLAUSTRO DE PROFESORES
POR LA DIGNIDAD PROFESIONAL
POR LOS DERECHOS DE LOS ALUMNOS Y ALUMNAS
PARA QUE LOS POLÍTICOS ESCUCHEN LA DEMANDA DE LOS CIUDADANOS Y CIUDADANAS

Doce Notas  se hizo eco de la noticia desde el pasado mes de julio.  Ver también los  comentarios y la  noticia en http://www.docenotas.com

Réquiem por las Ayudas del Ministerio de Cultura para estudiantes de música y danza

La Dirección General de Política e Industrias Culturales del Ministerio de Cultura ha dejado de convocar este año las Ayudas a la Formación de Profesionales de la Cultura, de las que se beneficiaban un nutrido grupo de jóvenes músicos y bailarines que completaban su formación en distintos centros superiores de Europa y América.

El pasado mes de junio, en nuestro blog “¿Buenas o malas prácticas?” nos hicimos eco del brutal recorte que sufrieron estas ayudas, que pasaron de 1.500.000 euros en la convocatoria 2008, a la cifra ridícula de 340.000 en 2009. Quién iba a decirnos entonces que este año ya no iba a ser cuestión de recortes, sino de supresión total.

¿Se han planteado los responsables de esta Dirección General a cuántos jóvenes dejan sin poder completar su formación para integrarse plenamente en una actividad profesional, justo en un momento en que la cantidad y la calidad de los titulados que salen de nuestros centros superiores es motivo de admiración y asombro en toda Europa?

La crisis fue ya excusa para los recortes del año anterior y también para que éste año no se convoquen, esperemos que cuando ya no haya crisis se vuelvan a retomar o se planteen, de una vez por todas, quién en el Ministerio de Cultura debe asumir la responsabilidad de que estas ayudas no puedan borrarse de un plumazo.

Manifiesto del alumnado de MUSIKENE

La formación de un músico es muy particular: comienza en la niñez, y desde ese momento, el trato con la música se convierte en algo indispensable. El sonido, que es el material del arte musical, supone el mejor camino para expresar ideas y emociones; es nuestra libertad y nuestra verdad. Una verdad que nos une y nos hace iguales, eliminando cualquier tipo de barrera.

Nuestra singularidad ARTÍSTICA, da lugar a que nuestra enseñanza sea independiente de los demás modelos académicos. Eso no significa ser más o menos que otros arquetipos de enseñanza como la Universidad, si no DISTINTOS.

El Centro Superior de Música del País Vasco “Musikene”, es para nosotros el nexo de unión con la “excelencia de la música”, mediante un modelo educativo sustentado en un profesorado de reconocido prestigio, que ha llevado a nuestro centro, a través de los éxitos de sus alumnos, a un lugar muy destacado en la enseñanza musical superior. No en vano, Musikene es un Centro de referencia internacional. El País Vasco siempre ha apostado por la calidad en educación y cultura como motores sociales de primer orden. Por ello, todos nosotros nos sentimos muy orgullosos y agradecidos de que Musikene nos brinde esta oportunidad.

Por desgracia, como comenzábamos diciendo, el alumnado de Musikene se encuentra muy preocupado debido a los sucesos acaecidos en los últimos meses. Todo empieza con la suspensión del Reglamento Orgánico de Musikene el 11 de Enero de 2010, y por consiguiente, la disolución del Consejo de Centro como órgano de participación de toda la comunidad de Musikene. Este hecho, unido al posterior cese de su DIRECTOR ARTÍSTICO y DIRECTOR GERENTE, nos posicionan ante una situación desconcertante, de indefensión y desamparo. Esta maniobra desemboca en una modificación de nuestro modelo de centro, que es nuestra seña de identidad y el resultado de aquella apuesta por la calidad realizada por el Gobierno Vasco.

Queremos dejar claro que nuestro objetivo es la defensa del modelo de centro con el que se creó Musikene. Éste nos ha llevado al nivel de calidad en el que estamos ahora, que es fruto de un alumnado y profesorado de alta calidad artística y académica.

Como colectivo de alumnos queremos que se nos escuche, que se nos tenga en cuenta, y que se respete la singularidad de nuestros estudios. Necesitamos la formalización del proyecto educativo, un nuevo Reglamento Orgánico y un perfil de Director Artístico que represente a toda la comunidad académica, tal y como hasta ahora había sido.

Ante esta situación, sólo cabe pedir un cambio en la política de gestión o en su defecto, la dimisión de la coordinadora general Dña. Carmen Rodríguez Suso.

Es la primera vez en la historia de este Centro, que el alumnado de Musikene se manifiesta de esta manera. Nunca nos habíamos sentido tan agredidos en aquello que es inherente a nosotros, nuestro sentir artístico.

Para nosotros, la música no tiene ningún sentido si no fuera escuchada por el público. Con ello conseguimos nuestro fin último, expresarnos con libertad. La libertad que nos demuestra nuevamente, que todo lo que hacemos para que la música siga viva, merece la pena.

San Sebastián, 27 de febrero 2010

¿Qué pasa con los concursos de composición?

En apenas unos pocos días un vendaval se ha levantado en torno a incidencias (reales o infundadas) relativas a concursos de composición.

El concurso Auditorio Nacional / Fundación BBVA ha sido polémica a través de dos cartas a la directora de este medio; y, asimismo, enviadas y publicadas a otros medios y foros de Internet.

Una de las cartas denuncia alguna irregularidad de procedimiento que no vamos a valorar aquí. La otra carta ataca a un compositor que es finalista del citado concurso y al que se denuncia por otro concurso anterior a propósito de que su obra, ganadora, no sería (según la denuncia) inédita.

No es todo. El ya veterano concurso de jóvenes compositores Fundación Autor / CDMC ha visto cómo se retiraba una de las obras seleccionadas para la fase final, que se celebrará el 30 de noviembre, con un escueto comunicado del que parece traslucirse algún incidente parecido (ver noticia).

¿Qué pasa? Quizá, como nos comentaba un veterano compositor, nada que no haya sucedido a menudo en el pasado. Una obra que debe ser inédita y que quizá no lo es, como sospechan algunos; una sombra de sospecha sobre lo que debería ser rigurosidad de procedimientos en el protocolo de selección.

Pero lo que parece novedoso es un estado de irritación y denuncia. No es que sea malo; es posible que los denunciantes tengan buenas razones; y tampoco es malo callarse, al contrario. Pero siempre hay una delgada línea entre la sospecha justificada de algo raro y la denuncia dañina que puede herir en lo más hondo al compositor (generalmente joven) que se vea en el punto de mira de una suerte de inquisición.

Y, como es ya sabido, la prodigalidad cuando no promiscuidad de Internet y su enorme capacidad de ampliar el debate puede haber hecho el resto. Si esto es así, este estado de sensibilización ha llegado para quedarse y deberemos acostumbrarnos a él con la mayor sensatez posible. Denunciar es bueno si se tienen razones y se da la cara. Y es malo si se hace desde la opacidad, a veces obscena, de un anonimato y no se siente comprometido a justificar lo dicho.

Los lectores tienen la palabra.


¿Buenas o malas prácticas?

Cuando César Antonio Molina, anterior Ministro de Cultura, cambió el nombre de la antigua Dirección General de Cooperación y Promoción Cultural por el de “Dirección General de Política e Industrias Culturales”, nadie podía imaginar que esto se manifestara en la convocatoria de las ayudas de esta Dirección de una forma tan perjudicial para la música y tan beneficiosa para el sector del libro y la literatura.

Respetando los posibles recortes presupuestarios que imponía la crisis, la comparativa entre la convocatoria 2008 de la antigua Dirección y la de 2009 de Políticas e Industrias Culturales refleja, en primer lugar, un desprecio absoluto por la Formación de Profesionales de la Cultura.

Entre los grandes perjudicados de estas ayudas a profesionales de la cultura se encuentran nuestros jóvenes intérpretes: se venían concediendo un total de 55 ayudas anuales para la for­mación en el extranjero de jóvenes profesionales de la música. La dotación era de 246.900 euros. Según nuestras fuentes, este año la cantidad asignada para estas ayudas se ha quedado en 116.068 euros… y gracias, ya que el total para todas las especialidades y no sólo la música ha sido 340.000 euros en lugar del 1.500.000 de la convocatoria 2008, como puede verse en el siguiente cuadro:

Ayudas 2008 y 2009

Pero el mayor agravio sufrido por la música ha sido en la división del presupuesto de las antiguas Ayudas de Acción y Promoción cultural (ver cuadro superior) en dos ayudas: la propiamente dicha de Acción y Promoción (destinada este año en exclusiva a Fundaciones y Asociaciones) y la de “Ayudas a la inversión en capital para promover la modernización, innovación y adaptación tecnológica de las industrias culturales”, convocadas por primera vez.

El 7 de mayo, cuando toda la prensa anunciaba el relevo inminente de Juan Carlos Marset como Director General del Inaem, la Dirección General de Política e Industrias culturales hizo públicas las propuestas de “Ayudas a la inversión en capital para promover la modernización, innovación y adaptación tecnológica de las industrias culturales. No sabemos si fue pura coincidencia o tiene algo que ver con aquello de que “cuando veas las barbas de tu vecino pelar…”, el caso es que la desproporción entre unas y otras áreas de la cultura en esas propuestas era tan descabellada que no se podía dejar de pensar mal: aquello eran ¿buenas o malas prácticas? Estos son los datos y juzguen ustedes mismos:

Propuestas de ayudas para la música:

ayudas-a-la-musica

Propuestas de ayudas por sectores:

AYUDAS-POR-SECTORES

El misterioso caso del Conservatorio de Atocha

¿Qué poderosas razones han podido llevar a Anselmo de la Campa, director del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, a expulsar a uno de sus alumnos más brillantes?, ¿por qué se echa fulminantemente a la calle a quien pone voz a lo que hasta ahora muchos alumnos no se atrevían a denunciar?, ¿por qué el director del Conservatorio se ha arriesgado a ejecutar unilateralmente una expulsión en condiciones más que irregulares?

Hace unos meses, David Santacecilia mantuvo una  acalorada discusión en el Conservatorio con la compositora y profesora Zulema de la Cruz por sus reiteradas ausencias de clase. Ambas partes, alumno y docente, elevaron en exceso el tono de la conversación: él acusándola de dejación de sus tareas, ella presentando retadoramente todo tipo de excusas peregrinas ante una situación que lleva produciéndose  años. A partir de ese momento, y con el fin de desviar la atención sobre su irregular comportamiento laboral, Zulema de la Cruz corre el rumor de que ha habido una agresión que no ha existido, tal y como queda reflejado por escrito por parte de testigos que presenciaron aquella escena. David Santacecilia, por su parte, presenta el 9 de marzo de 2009 ante las  diversas autoridades educativas una queja contra Zulema de la Cruz relativa al incumplimiento de sus obligaciones laborales como profesora, a raíz de la cual se inicia un expediente informativo. Finalmente, el pasado jueves 7 de mayo, David recibió de manos  de un compañero del centro una resolución disciplinaria del director que le informaba de su “expulsión definitiva del centro” alegando un “trato desconsiderado e irrespetuoso a la profesora doña Zulema de la Cruz Castillejo”.

¿Desde cuándo se hace entrega de este tipo de documentos sin constatar que el destinatario los ha recibido? ¿Por qué condiciona don Anselmo de la Campa esta expulsión a una petición de disculpas de David cuando se ha negado a recibirle en su despacho reiteradamente para escuchar su versión de los hechos? ¿Cómo no se indica en esta resolución si se puede o no recurrir, y la manera y los plazos previstos para hacerlo? ¿Por qué en esta resolución, tal y como se establece en el Decreto 15/2007 de 19 de abril por el que se regula la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid, no se indican detalladamente los hechos  que se imputan al alumno, las circunstancias atenuantes y agravantes, los fundamentos jurídicos de la sanción impuesta, su fecha de efecto y el órgano ante el que cabe interponer recurso?

Todos estos  gravísimos defectos de forma han dejado a David Santacecilia en una peligrosa situación de indefensión a poco más de un mes de que concluya un curso en el que obtendría la titulación en dos especialidades. Si de verdad ha tenido un comportamiento irrespetuoso, ¿no era al menos merecedor de un proceso en el que estuvieran implicados los organismos con capacidad decisoria del centro? ¿No será esta expulsión una represalia a David por denunciar los hechos que hasta ahora sólo se cuchicheaban por los pasillos? Las respuestas que surgen ante estas cuestiones no hay que buscarlas en el alumno que ha ejercido su derecho a reclamar educación para él y sus compañeros, sino en las autoridades educativas que han hecho la vista gorda durante años ante escandalosas ausencias, bajas sospechosas y docentes que consideran el Conservatorio como su feudo. ¿Las víctimas?  En este caso es David Santacecilia, pero durante mucho tiempo lo han sido los alumnos del propio centro, y en última instancia, lo es la calidad de la enseñanza musical en España.

Elisa Roche, la amiga y pedagoga que se nos ha ido

La necrológica, sentida nota de Jorge Fernández Guerra (Director del Centro para la Difusión de la Música Contempoánea, cofundador de la revista Doce Notas) publicada en “la noticia” de docenotas.com, continúa en este texto que publicamos a continuación. Sirva este post para rendirle homenaje a la amiga y pedagoga que se nos fue ayer.

“…En los últimos doce años, Elisa Roche mantuvo su batalla por la modernización de la formación musical en varios modos, y uno de los más importantes fueron sus trascendentales artículos en esta revista, Doce Notas, que atesora una memoria decisiva del debate de estos años pasados y, de manera especial, de la extraordinaria lucidez y capacidad de análisis de Elisa Roche. Se ha ido, pues, además de todo lo dicho, una compañera de esta revista y una amiga impagable. Un antiguo alumno suyo, en una Laudatio merecidísima, decía que ‘resultaba difícil encontrar su rastro [más allá de] revistas un tanto underground, como 12 Notas…’ ¡Curioso! Aún recuerdo el célebre número 4 de Doce Notas, donde nos tirábamos al campo de batalla para defender lo que nadie quiso tras la lastimosa destitución del mejor equipo de reformadores de la educación musical en España en todo el siglo XX. Allí estaba, también, el testimonio de otra valiente que dijo lo que todos callaban y que también nos ha dejado, la pianista y pedagoga Almudena Cano (ver artículo). Como primer director de Doce Notas me siento orgulloso de aquellos años de coraje, defendiendo lo evidente prácticamente en solitario, y sonreiría gustoso ante la memez de merecer el calificativo de ‘underground’ por ello si no fuera por la enormidad de la pena que me embarga, que nos embarga a todos los que amamos la música ante esta desaparición. Sin duda, el siglo XXI no ha cesado de mostrarnos los peores colores sin haber llegado a cumplir su primera decena.
Descansa, Elisa, en paz, por supuesto, te lo has ganado de sobra. Seguiremos, según tu ejemplo, edificando la coherencia y la sensatez en la educación musical de nuestro país.”